Anillos Intracorneales

La presente información es relativa a los Anillos intracorneales, también llamados anillos intraestromales, porque van dentro del estroma de la córnea o segmentos intracorneales o intraestromales.

Son una o dos piezas semilunares de Polimetilmetacrilato, que es un material plástico biocompatible, que tienen una circunferencia de arco de unos 150 a 160 grados y con una forma triangular al corte longitudinal. Estos anillos se colocan en el espesor corneal a dos tercios de su profundidad, entre el círculo de 5 y 7 mm. de diámetro central corneal, de acuerdo al tipo de anillo, haciendo la incisión habitualmente sobre el eje de mayor curvatura, aunque esto puede variar como en casos de queratocono y en los astigmatismos altos e irregulares.

Indicaciones

Los casos que son candidatos para la colocación de estos anillos intracorneales, son:

  • Miopías de diferente monto, con grosor corneal disminuído.
  • Queratoconos de diferente grado y con falta de tolerancia a lentes de contacto gas permeables o blandos.
  • Ectasias inducidas quirúrgicamente: queratoconos postquirúrgicos después de queratotomía radiada, trapezoidal o arqueada, después de PRK, LASIK o LASEK.
  • Astigmatismos irregulares inducidos por cicatrices traumáticas, después de queratitis ulcerativas o distorsión permanente de la superficie corneal en usuarios antiguos de lentes de contacto especialmente rígidos gas permeables.
  • Astigmatismos altos e irregulares después de trasplante de córnea.
  • Distorsión corneal y astigmatismo irregular después de queratotomía radiada.
  • Degeneración pelúcida de la córnea.

Para conocer si una persona es candidata para este procedimiento, se requiere solicitar una cita para realizar una exploración oftalmológica completa, que incluye: interrogatorio con antecedentes personales patológicos, no patológicos, antecedentes heredofamiliares, medición del sistema óptico, para lo cual se requiere, si la persona usa lentes de contacto blandos, deje de usarlos mínimo durante 48 hrs. antes de la consulta y use solo sus anteojos de armazón y si son lentes de contacto rígidos gas permeables, lo ideal es que deje de usarlos unas 2 semanas antes de la valoración. Se medirá también la calidad y la cantidad de la lágrima, la tensión ocular y el estudio del fondo de ojo bajo dilatación pupilar. Ya sabemos que estadísticamente las personas miopes desarrollan con mayor frecuencia agujeros o desgarros en la retina, que son las lesiones que en caso de no identificarse oportunamente, producen que la retina se desprenda de su lecho, con la pérdida visual brusca e importante.

El estudio de tomografía corneal computarizada de elevación, denominado Orbscan II, brinda por medio de 4 mapas a color en su forma básica, la evaluación de las características de la cara anterior, de la cara posterior, un mapa del astigmatismo y un mapa del grosor corneal en toda su extensión, para una perspectiva corneal integral.

En casos especiales, se tendrán que valorar las características morfológicas y la densidad de las células endoteliales, que son encargadas de mantener la transparencia corneal, por medio de un estudio que se denomina Microscopía Especular.

Si se requieren algunos otros estudios especializados en cada caso, se explicará, ya que en ocasiones, coexisten varias enfermedades oculares y nos solo una.

Procedimiento

Antes de hacer la programación de la cirugía, se solicitan estudios preoperatorios desde le punto de vista general, que incluyen:

  • Biometría Hemática
  • Química sanguínea
  • Examen de orina
  • Pruebas de coagulación
  • Perfil de lípidos
  • Radiografía de tórax
  • Valoración cardiovascular preoperatoria

Este tipo de procedimiento se hace en forma rutinaria con anestesia tópica, infiltración paraocualr o retrobulbar y monitoreo transoperatorio y sedación y analgesia general con lo que conseguimos una adecuada colaboración del paciente o de la paciente, reduciendo al máximo las molestias por el procedimiento.

El o la paciente se presentan una hora antes del procedimiento, en ayuno, con la cara lavada y en el caso de las damas, sin cosméticos. Hay que recordar llevar consigo los exámenes preoperatorios y las gotas que previamente se le han indicado, para que al final del procedimiento se apliquen y después él o la paciente se seguirán aplicando en casa.

Durante el procedimiento, molestará la luz del microscopio, se colocan los campos estériles desechables, se colocan los separadores de los párpados y se hace el marcado donde se hará la incisión, de un 75% de profundidad del espesor corneal en ese lugar, se hará la incisión. Después se explicará el momento en que se aplica la succión del anillo de fijación, para tallar los túneles que darán acceso a los anillos. Se colocan los anillos y finalmente se coloca un punto de sutura con nylon 10 ceros, enterrando los cabos en el tejido corneal para evitar la sensación de cuerpo extraño. Al final de la cirugía, se coloca un lente de contacto blando terapéutico y se colocará un parche, previa aplicación de antibiótico de amplio espectro y de antiinflamatorio en solución oftálmica.

Riesgos

Como toda operación, tiene riesgos:

  • INFECCION: puede ser desde superficial, que responda adecuadamente con antibióticos locales, hasta profunda, en los túneles, que puede producir un absceso corneal y que requerirá el retiro de los anillos intracorneales. Si ésta contingencia se presentara, se explicaría en su caso el manejo propuesto.
  • INFLAMACIÓN Puede ser desde leve, que responde al tratamiento habitual, hasta muy importante y que requiera el eventual retiro de los anillos intracorneales. El material de los anillos es de alta tolerancia en el tejido corneal, pero pudiera presentarse una forma de rechazo a este material. Se explicaría en cada caso el manejo propuesto.
  • Existe la posibilidad de migración del anillo hacia la cámara anterior del ojo o hacia el exterior, lo que obligaría a tener que retirar los anillos.
  • En caso de una descentración importante, se explicaría el manejo propuesto.
  • Con toda anestesia local o general, se pone en riesgo la vida, por la posibilidad de algún efecto de los medicamentos que se van a utilizar, que habitualmente son bien tolerados, pero que en raras ocasiones puede causar alergia o toxicidad, que va desde una reacción en la piel, edema de glotis, hasta paro cardiorespiratorio. El servicio de Anestesiología nos apoya y se haría cargo de esta eventualidad.

Recuperación visual

La indicación principal y primaria de los anillos intracorneales es desde el punto de vista de la biomecánica de la córnea, para lograr una cúpula corneal de mejor forma y mayor regularidad. Esto se puede acompañar de disminución del defecto del sistema óptico, ya sea miopía o astigmatismo y en casos de astigmatismos altos e irregulares, volverlos más regulares para poder compensar el defecto del sistema óptico residual en la mejor forma, que se explicará en cada caso, como adaptación de anteojos de armazón, lentes de contacto rígidos gas permeables o eventualmente lentes de contacto blandos. Existe también la posibilidad de hacer la inserción de lentes fáquicos intraoculares, ya sean esféricos o tóricos para compensar los defectos residuales y mejora la visión.

En términos generales, se esperan de 2 a 3 meses después de la cirugía, para valorar las características de la nueva cúpula corneal, el defecto residual del sistema óptico, así como la agudeza visual para determinar la eventual ganancia visual.

Gracias por su interés y paciencia para leer esta información. Con todo gusto ampliaré la información referente a su caso en particular.

Cordialmente

Dr. César Eduardo Hernández y del Callejo