Entrecruzamiento de colágeno corneal (Crosslinking)

El queratocono es un padecimiento de la córnea que hace que tome la forma cónica, progresivo especialmente en personas jóvenes, adolescentes, mientras la enfermedad progresa, la córnea central se adelgaza y se desarrolla miopía y astigmatismo irregular, que disminuyen la visión en uno o en los dos ojos. Tiene un fondo hereditario. Tiene una gama muy amplia de presentaciones, desde formas muy leves hasta formas muy avanzadas.

Una de las formas en que se manifiesta es cuando hay cambios rápidos y marcados en la graduación de los anteojos y la visión que se alcanza con la nueva graduación no es del 100%.

Cuando la persona usa lentes de contacto, se manifiesta como disminución de la visión con esos lentes de contacto.

Para diagnosticar si el paciente padece queratocono es necesario realizar una exploración ocular completa. Esta consiste en antecedentes heredofamiliares, agudeza visual, capacidad visual, refracción, curvatura corneal, tensión ocular y estudio de fondo del ojo bajo dilatación pupilar.

Existe un estudio específico para valorar la curvatura corneal, este estudio se denomina topografía corneal computarizada orbscan II, con el que se generan 4 mapas a color: uno de la superficie anterior, otra posterior, otra del contorno y la última del grosor corneal. En caso necesario, puede complementarse la información con una tomografía óptica coherente corneal.

De acuerdo al estudio del padecimiento, se pondrá el manejo, que puede consistir en: nueva graduación de anteojos aéreos, nueva adaptación de lentes de contacto rígidos gas permeables o lentes de contacto rígidos esclerales de última generación, en caso de progresión, entrecruzamiento colágeno corneal, en caso de estabilidad implantación de anillos intracorneales y por último, si se justifica, trasplante de córnea.

Aquí se presenta la información del Entrecruzamiento del Colágeno Corneal.

En el queratocono, es decir, que la córnea tiene una forma cónica, hay tres alteraciones básicas: disminuye el número de láminas de colágeno, aumenta la separación entre las fibras de colágeno y se pierde la distribución de las fibras colágenas. Por medio del entrecruzamiento colágeno corneal o crosslinking, se midifican las propiedades biomecánicas del colágeno corneal, para detener la progresión de la forma cónica, se desarrollan nuevos enlaces químicos adicionales dentro del estroma corneal, lo que aumenta la rigidez de la cónera hasta 4.5 veces y aumenta el diámetro de las fibras de colágeno mediante fotopolimeración, limitada al estroma anterior de la córnea. La Riboflavina aumentada al 95% la absorción corneal de radiación ultravioleta superficial y protege las estructuras oculares más profundas, en especial el endotelio. Se requiere que el grosor del estroma corneal sea de más de 400 micras, para evitar daño en el endotelio corneal.

Este es un procedimiento que se hace bajo anestesia tópica y con sedación general y monitoreo transoperatorio. El paciente llega en ayuno, con la cara lavada, en caso de las damas, sin cremas y sin cosméticos.

En la técnica básica, se aplica anestésico tópico, se coloca un separador de párpados, se remueve el epitelio corneal en un diámetro de 9 mm, se aplican gotas de Riboflavina cada 3 minutos durante 30 minutos, hasta el nivel de saturación, en este momento se aplica la radiación ultravioleta A con una longitud de onda de 370 nanómetros a 3 mW/cm2 durante 30 minutos, mientras se continúa con la aplicación de la Riboflavina cada 5 minutos. Al terminar el procedimiento se coloca un lente de contacto blando terapéutico, se instilan gotas de antibiótico, anti inflamatorio, antialérgico y analgésico ocular. Se da por terminada la operación, el paciente pasa al vestidor, y pasan el paciente y el familiar al consultorio médico para que se explique el resultado del procedimiento, se expliquen los cuidados inmediatos y como se deben aplicar las gotas oftálmicas. Se cita al paciente a la consulta externa a la primera revisión postoperatoria a las 24 hrs.

Los riesgos son los propios de los procedimientos quirúrgicos que se realizan en la superficie ocular, que son: la posibilidad de infección, por contaminación durante la cirugía o después. Esta posibilidad disminuye al emplear técnica estéril y la aplicación de antibiótico local desde el momento en que se termina la cirugía y después se sigue aplicando en la forma indicada. El riesgo de inflamación acentuada: el procedimiento produce cierto grado de inflamación. Si esta estuviera aumentada, requeriría mayor dosis de anti inflamatorio local y eventualmente anti inflamatorio tomado. Existe la posibilidad de daño del endotelio corneal, lo que produce cierto grado de opacidad de la córnea por debajo del epitelio, en el estroma superficial, lo que se denomina haze. Un alto porcentaje de casos presenta este haze leve, que desaparece con el tratamiento médico y con el paso del tiempo. Si persistiera el haze a pesar del tratamiento médico y fuera muy denso y persistente, requeriría para su manejo y el de la córnea cónica de trasplante de córnea.

Después del procedimiento, se estará vigilando periódicamente la tensión ocular y la transparencia del cristalino, que puede verse afectadas por el uso prolongado de anti inflamatorios esteroideos.

Se requiere el uso de lubricante ocular en gotas y en gel para promover la cicatrización de la superficie ocular y cuando esta se completa, se retirará el lente de contacto blando terapéutico de uso prolongado.

Conviene mencionar que con este procedimiento por decirlo así, se endurece la córnea y en alguna forma se evita la progresión del queratocono, no es un procedimiento para mejorar la visión. Esto es importante, para evitar sensación de frustración posterior al procedimiento. Otro aspecto interesante es mencionar que después del procedimiento, habrá visión borrosa, que irá mejorando al cicatrizar el epitelio cornal y al disminuir la inflamación que se genera en el espesor de la córnea. Habitualmente este proceso dura aproximadamente una semana, pero hay que mencionar que en ocasiones dura más tiempo, está reportado que pudiera ir hasta de 3 a 6 meses.

Se harán nuevos estudios de topografía corneal de elevación orbscan II para hacer el seguimiento de las características corneales y en su oportunidad se hará la medición del sistema óptico y de la visión.

Están en investigación nuevas formas del procedimiento, como Riboflavina sin necesidad de retirar el epitelio corneal y nuevos aparatos que suministran la radiación con mayor intensidad y con una duración menor.

La respuesta a este procedimiento es personal, inclusive cada ojo tiene en ocasiones una respuesta diferente, lo que se valorará en su oportunidad y se explicará. En caso de no obtener el resultado esperado, existe la posibilidad de combinar con la colocación de anillos intraestromales y si no se consigue modificar la evolución del padecimiento, se valorará la justificación y necesidad de realizar un trasplante de córnea.

Gracias por su interés y paciencia para leer esta información. Con todo gusto ampliaré la información referente a su caso en particular.

Cordialmente

Dr. César Eduardo Hernández y del Callejo