Transplante de Córnea

Antecedentes

  • Los transplantes de córnea tienen antecedentes históricos.
  • En 1813 el Dr. K. Himly sugirió por primera vez reemplazar la córnea opaca de un animal por una córnea transparente de otro animal.
  • En 1824 el Dr. F. Reisinger usó el término queratoplastía, que significa transplante de córnea.
  • En 1906 el Dr. Edward Konrad Zirm realizó el primer transplante de córnea (TC) en humano con éxito.
  • El Dr. Filatov de 1910 a 1950 sugirió el uso de córneas humanas de cadáver.
  • En 1944 el Dr. Paton fundo el primer Banco de Ojos en los Estados Unidos de América.
  • En 1974 los Dres. Mc. Carey y H. Kaufman desarrollaron el primer medio de conservación de córneas humanas.
  • En 1988 el Dr. César Eduardo Hernández y del Callejo fundó el primer Banco de Ojos en la Ciudad de Puebla, dando lugar así al primer programa de Transplantes de Córnea en nuestra Ciudad.

Indicaciones

Toda persona que sufra una enfermedad corneal que produzca opacidad de la córnea o alteración en su arquitectura normal, puede ser candidato a un Transplante de Córnea (TC).

Después de una exploración ocular completa, sabremos si la enfermedad corneal es la única alteración en ese globo ocular o si coexisten otras enfermedades dentro de ese ojo.

De esto depende si una persona es candidato para un TC y cuales las perspectivas de recuperación visual.

Es importante tener presentes los riesgos de esta tipo de operación, de lo cual hablaremos más adelante.

Las indicaciones generales son:

  1. Ópticas.
  2. Tectónicas.
  3. Terapéuticas.
  4. Cosméticas.

El TC con indicación ÓPTICA se tiene cuando el propósito es mejorar la visión.

La indicación TECTONICA se tiene cuando la necesidad básica es restaurar la pared corneal adelgazada, por ejemplo: en úlceras corneales profundas que amenazan con perforar ese globo ocular.

La indicación TERAPEUTICA se tiene cuando existe un caso de infección corneal que no responde a los tratamientos médicos y que pone en riesgo no solo la función de ese ojo sino también pone en riesgo la conservación de ese globo ocular.

La indicación COSMETICA se refiere al TC que se puede realizar para mejorar el aspecto de ese ojo, al disminuir la opacidad y la vascularización corneales. En este caso no hay posibilidades de mejoría visual debido a otros padecimientos dentro de ese globo ocular.

Pronóstico visual

El pronóstico visual se refiere a la esperanza de mejoría visual de un ojo posterior a un TC.

Este es un punto que interesa mucho a los pacientes, que hacen la pregunta: ¿Mejorará mi visión después de un Transplante de córnea?.

Esta mejoría visual deseada o esperada, depende de varios factores:

  1. El éxito de la operación del TC, que no se presenten alguno o algunos de los riesgos que se explican más adelante.
  2. La rehabilitación visual después de un TC no es inmediata, en ocasiones la visión después del TC hasta puede ser menor en relación a la que se tenía antes de la operación. El proceso de mejoría visual en ocasiones va hasta los 8-10 y hasta 12 meses después de la operación. Esto dependerá de que tan regular se obtenga la nueva cúpula corneal, del sistema óptico ( hay que recordar que en queratocono y algunas otras enfermedades corneales coexisten miopía y astigmatismo) y de la forma en que se compense ese defecto del sistema óptico residual al TC: anteojos de armazón, lentes de contacto, (un 25% de los casos requieren adaptación de lentes de contacto rígidos gas permeables o eventualmente Láser Excimer para disminuir la miopía y astigmatismo.
  3. Si existen otras enfermedades dentro del ojo: Cataratas, alteraciones en la retina, especialmente en el centro, que es el área macular, alteraciones en la función del nervio óptico, etc. En su oportunidad se explicará la perspectiva visual en cada caso y la participación de cada padecimiento en la ganancia visual después del TC.
  4. La definición de éxito se refiere, en cuanto a la indicación:
    • Óptica: mejoría visual (ya sea agudeza visual o capacidad visual de 2 o más líneas de visión en la cartilla de Snellen).
    • Tectónica: mejoría de la pared corneal.
    • Terapéutica: control del proceso infeccioso corneal.
    • Cosmética: injerto corneal transparente, sin mejoría visual.

En algunos casos, como la Quratopatía Bulosa, el éxito del injerto será la disminución o desaparición del dolor, de la sensación de cuerpo extraño y del lagrimeo, quedando en un segundo término la mejoría visual.

De acuerdo al padecimiento corneal, motivo del TC, será en términos generales, la posibilidad de obtener éxito en el TC:

4.- La operación del T.C. La operación de T.C. consiste en reemplazar la córnea central, dañada y opaca por una normal y transparente. Se requiere una córnea donada que fue valorada previamente por el Banco de Ojos y fue considerada como CORNEA UTIL. Se realiza un corte circular en el centro de la córnea (pudiera descentrarse para abarcar un adelgazamiento o una opacidad paracentral). Se retira ese botón y se coloca el nuevo botón corneal –donado- ya previamente cortado. Se sutura los 360º hasta obtener un cierre hermético. Se aplica antiinflamatorio y antibiótico de amplio espectro junto al ojo al final de la operación y se coloca un parche. Utilizaremos en forma rutinaria anestesia general. Puede emplearse en algunos casos anestesia local. En caso de ser local y obtener un sangrado por detrás del ojo en le momento de la inyección del anestésico, se suspenderá el procedimiento y se reprogramará unas 3-4 semanas después. Los cabos de los puntos separados se entierran para evitar sensación de cuerpo extraño después de la operación y así evitar irritación local que puede producir neovascularización y el inicio de rechazo corneal. 5.-Riesgos de Cirugía de Transplante de Córnea. La cirugía de trasplante de córnea consiste en reemplazar el centro de la córnea dañada, opaca alterada, por una córnea donada, transparente. Los riesgos de esta cirugía son: INFECCIÓN.- Si la infección es en la superficie del globo ocular se trata con gotas y pomadas y el pronóstico es favorable, si los microorganismos penetran al globo ocular, puede ser un proceso grave, que requiere manejo especial y puede producir pérdida de la visión y/o del globo ocular. SANGRADO.- En toda cirugía ocular existe la posibilidad de sangrado. Este puede ser leve, teniendo en cuenta si existen pequeñas líneas rojas (vasos) sobre la superficie corneal. Este sangrado puede organizarse en la cámara anterior o sobre el cristalino o sobre el lente intraocular, de acuerdo al caso, a pesar del lavado quirúrgico, pueden quedar restos hemáticos. Existe una forma de sangrado masivo dentro del ojo en el momento del corte de la córnea que produce que salgan del ojo las estructuras intraoculares: retina, vítreo, cristalino, cuerpo ciliar, iris, con perdida de la visión, en ese momento y/o del globo ocular. Es una complicación rara pero puede suceder. INFLAMACION.- Después de la operación existe inflamación que habitualmente es leve. Existe la posibilidad de que esta inflamación sea moderada o que sea extraordinariamente fuerte, lo que pudiera producir perdida visual y/o del globo ocular o pudiera dejar secuelas importantes como atrofia del globo ocular. AUMENTO DE LA PRESION INTRAOCULAR.- Es posible que exista aumento de la presión intraocular antes del transplante de córnea. En otras ocasiones puede presentarse aumento de la presión intraocular durante la cirugía y dar como resultado dificultad para reformar la cámara anterior y puede dañarse el sistema de drenaje del ojo. Existen medicamentos para manejar el aumento de presión intraocular durante la cirugía pero, en caso de presentarse después de la operación podrá manejarse con medicamentos, si no se controla, requerirá manejo quirúrgico. RECHAZO.- En cualquier momento después de la operación existe la posibilidad de que el injerto corneal sea reconocido como material extraño al organismo y pudiera desarrollarse una reacción antígeno anticuerpo en el transplante corneal, lo que puede ocasionar opacidad de la córnea donada. Si se identifica oportunamente el rechazo, con tratamiento puede recuperar transparencia el injerto. Si se identifica en forma tardía, no recuperará transparencia, pudiera opacificarse. En caso de que sucediera, se valoraría la necesidad de un nuevo transplante de cornea. FALLA PRIMARIA DE INJERTO: Al día siguiente de la operación, se valorará la transparencia del injerto corneal. Existe la posibilidad de que las células de la cara posterior de la cornea, las células endoteliales, dejen de funcionar y entonces perderá transparencia el injerto corneal. Si se encuentra opaco el injerto después de la operación, se trata de una falla primaria y se valorará la posibilidad de un nuevo transplante. LA INCISION que se realiza en el momento del transplante es de 360 grados y al final de la cirugía se verifica la impermeabilidad de la incisión. Pudieran existir fugas localizadas en las interface del donador – receptor. Si esto sucede, se colocará parche compresivo y se esperará. En caso de que continúe la fuga se requerirá colocar nuevos puntos de sutura. AL REALIZAR el transplante de cornea, existe la posibilidad futura de desarrollar catarata. LOS EFECTOS INDESEABLES de los medicamentos, que se usarán después de la cirugía, concretamente de los corticosteroides, están el desarrollo de cataratas y el incremento de la presión intraocular, lo que se estará vigilando para su detección oportuna en caso de que sucedan. Con toda anestesia general o local, se pone en riesgo la vida por diferentes causas: alergias, toxicidad, intolerancia a medicamentos, infarto miocárdico, enfermedad vascular cerebral, etc.